SURF

El surf nació en Hawái, consiste en mantenerse en equilibrio, deslizándose sobre una tabla, arrastrada por una ola, el mayor tiempo posible y sin caerse al agua.

Es una antigua tradición hawaiana de la “he’e nalu”, que significa “deslizamiento-ola”.

Para la cultura hawaiana, el mar tenía una personalidad propia, de modo que podría reflejar emociones. Un buen día de surf requiere las olas adecuadas, y con el fin de convencer al mar para que proporcionara estas olas, los Antiguos hawaianos mediante los Kahunas (sacerdotes) rezaban por las buenas olas. Los Kahunas dedicarían los cantos y danzas rituales, con la intención de complacer al mar para ofrecer a las personas olas para surfear.